Cómo sustituir la cerradura de una puerta

El cambio de cerraduras puede ser algo costoso si se contrata un cerrajero profesional para ello, pero algo que probablemente ya sabes y no te atreves a hacer es que cambiarla tú mismo. En este artículo te daremos las directrices necesarias para que tengas éxito al cambiar tú mismo la cerradura de una puerta. Te aconsejamos que remplaces la cerradura de tu hogar al menos una vez cada dos años para mantenerla actualizada contra las técnicas de robo que los ladrones se inventan para burlar la seguridad de la cerradura. Sin más que decir, pasemos a lo que nos respecta.

 

Adquiere la cerradura para la puerta

El primer paso para cambiar tú mismo la cerradura de tu puerta es comprar la nueva cerradura a instalar, pues es muy inseguro quitar la vieja cerradura y dejar la puerta sin protección mientras compras la nueva.

 

Al momento de comprar la nueva cerradura considera el tamaño del lugar de la puerta donde la instalarás y también el tipo de cerradura a adquirir. Te exhortamos a comprar una cerradura con sistema anti bumping para evitar que los ladrones utilicen dicha técnica para entra a tu casa. Asimismo, siempre será mejor comprar una cerradura nueva de la misma marca de la vieja para conservar las medidas y así realizar el remplazo de manera simple.

 

Quita la cerradura

Con ayuda de un destornillador retira los tornillos que sostienen al manillar de la puerta. De esa forma quitarás el caparazón estético de la puerta y quedarán visibles todos los mecanismos internos.

 

Destornilla el tornillo largo que sujeta al bombín para retirarlo metiendo la llave en él y girándola 45 grados para que salga limpiamente con ayuda de un sutil empujón. En caso de que el bombín no se retire de esa forma, será interesante retirar la maneta y repetir el proceso. Con el bombín afuera, puedes utilizarlo para comparar su medida con el bombín de la nueva cerradura que adquirirás para evitar problemas de falta o sobra de espacio en la puerta.

 

Instala la nueva cerradura en la puerta

Para instalar el nuevo bombín sencillamente tendrás que introducir la llave correcta en él y luego insertarlo en el espacio dispuesto en la puerta. Asegúrate de hacerlo correctamente, ya que se han dado casos donde las personas instalan el bombín al revés y tienen que realizar todo el proceso desde el inicio.

 

Con el bombín dispuesto correctamente, lo siguiente será instalare la maneta que retiraste previamente y apretar bien fuerte los tornillos que sujetan al bombín. Realizado esto, lo siguiente será montar el caparazón estético y atornillarlo bien fuerte a la puerta para finalmente tener nuestra nueva cerradura instalada.

 

Comprueba la eficacia de la instalación

Ahora es momento de que compruebes que todos los anteriores pasos fueron realizados correctamente y que tu cerradura funciona bien. Eso lo harás haciendo todo lo que para la cerradura fue hecha, es decir, abriendo y cerrando con llave la puerta y halando el manillar con fuerza para asegurarte que no se suelte de la puerta.

 

No puedo retirar el bombín

Si eso te pasa a ti, es muy probable que se deba a que la cerradura que tienes es muy compleja y requiere conocimientos avanzados para sustituirla. Es por lo tanto obvio que lo que tienes que hacer para cambiar la cerradura es contactar a un cerrajero profesional para que haga el trabajo por ti. El costo del servicio será probablemente muy caro, pero el resultado de la instalación será muy beneficioso para tu seguridad. No olvides que con la seguridad no se juega y que lo barato puede salir caro.